Captura de Pantalla 2019-11-10 a la(s) 1

Plata reciclada de radiografías, ¿cómo se obtiene?

¿Sabías que la plata que utilizamos en nuestras joyas proviene de las radiografías? Sí, esas mismas que nos han tomado para revisar nuestros huesos y que todo esté bien en nuestro cuerpo se pueden someter a un proceso químico del cual se recupera el metal. Esto nos encanta porque además de darnos nuestra materia prima, nos permite reducir el impacto ambiental y social de nuestras joyas desde su producción.





Antes de entrar a los beneficios de utilizar plata recuperada de radiografías, es importante que entendamos cuáles son sus componentes y sus consecuencias como desecho médico. Las radiografías funcionan con sales de plata que se fijan sobre una lámina de plástico PET y que reaccionan al ser expuestas a radiación para revelar una imagen de nuestro cuerpo. En los lugares donde la radiación traspasa nuestro cuerpo, las sales reaccionan e imprimen una imagen a través de un proceso de revelado, similar al de la fotografía análoga. En las zonas de la radiografía donde la radiación no traspasa nuestro cuerpo, las sales no reaccionan y generan contraste. Estas son las partes oscuras que vemos en las radiografías y de las cuales podemos extraer la mayor cantidad de material.


Es por esto mismo que el no desechar las radiografías correctamente puede traer consecuencias en nuestros ecosistemas, pues las partes oscuras de estas contienen metales pesados que ante las condiciones de un vertedero o del clima se separan de la lámina de plástico y pueden terminar en nuestros suelos y fuentes hídricas. Esta contaminación por metales pesados afecta de manera directa nuestra vida, pudiendo llegar a la vegetación y cultivos o animales que consumimos.


Por otro lado, recuperar este material de un desecho nos permite evitar depender de su extracción de la tierra por medio de procesos mineros. Aunque esta sea una de las industrias más grandes e importantes del mundo, también es una de las mayores causantes de disrupciones en los ecosistemas sociales y naturales en donde se desarrolla. La plata que utilizamos para la joyería y otras industrias como la electrónica y la médica proviene en un 30% de minas exclusivas a su extracción, mientras que el resto se obtiene de minas dedicadas a la extracción de otros metales como cobre, zinc y magnesio.


Es una industria que constantemente busca extraer materiales "nuevos" de la tierra, abusando de sus capacidades y llevándonos a un punto de no retorno en los daños ocasionados. Es por esto que el obtener este metal semi precioso de un producto ya existente y que se considera desecho, nos permite evitar continuar extrayendo recursos de la tierra y darle un nuevo uso a aquello que ya cumplió con su ciclo de vida.


¿Y cómo se recupera la plata de las radiografías?


El proceso para recuperar la plata de este desecho se realiza a través de diferentes lavados químicos que separan el metal del plástico. Aunque requiera de diferentes soluciones con ácidos, estas se pueden reutilizar muchas veces antes de tener que ser renovadas, lo que permite que el impacto de este proceso sea mucho menor al de la minería. Se obtienen aproximadamente 12 gramos de plata por kilo de radiografías, dependiendo de qué tantas sales de plata contengan. Después de este proceso se decanta la plata resultante y se refina para poder volver a ser utilizada en su estado puro. La plata en este estado es muy blanda, por lo que debe ser mezclada con otros metales como el cobre para aumentar su dureza y poderla utilizar en joyería. De ahí vienen los términos LEY 950, 925 o 900, en donde el valor de estas siglas corresponde al porcentaje de plata pura que hay en la pieza. Por ejemplo, nuestras joyas son fabricadas en plata LEY 950, lo que significa que la aleación contiene un 95% de plata y el 5% restante corresponde a otros metales.


Si quieres conocer un poco más de este proceso de reciclaje de radiografías, puedes ver este corto video en donde se muestra el proceso de obtención del metal https://www.youtube.com/watch?v=8iorZlwfNrg .





Este proceso nos demuestra que es posible obtener materiales 100% utilizables de los desechos que generamos y que podemos encontrar alternativas a las maneras tradicionales de hacer las cosas. Para nosotros en Savage es muy importante invitar a nuestros consumidores a explorar las alternativas más responsables que existen a los productos que consumimos y de igual manera que tengan en cuenta que aquello que consideran desecho no necesariamente lo es. Además, conocer más de cerca de dónde viene la plata que utilizamos en nuestras joyas nos ayuda a trabajar en nuestro propósito de buscar mejores alternativas para la sostenibilidad de nuestro planeta en cada paso de nuestro negocio, desde la materia prima, a la producción, los empaques, el uso y la vida después del uso de nuestros tesoros.


Esperamos que esta corta entrada te haya brindado una nueva mirada dentro del uso de los materiales para fabricar los objetos que utilizamos día a día, y en específico nuestras joyas. Por último, queremos invitarte a que si tienes radiografías guardadas en tu casa y que sabes que no te van a ser útiles en un futuro, nos las hagas llegar para poder desecharlas correctamente y que en un futuro se puedan transformar en una joya que alguien pueda portar.




¿Tienes alguna duda o quisieras saber más de este proceso? Cuéntanos en los comentarios o contáctanos por medio de nuestras redes o nuestro correo savagejoyeria@gmail.com.

28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
CONTACTO
  • Instagram
  • Negro Facebook Icono
@savagejoyeria
SUSCRÍBETE
Copyrights